Láser verde para la próstata

En un artículo reciente comentaba en estas paginas la inevitable evolución que con el paso de los años presenta de la próstata en el varón, de tal manera que todos los varones en mayor o menor medida vamos a padecer, con el paso de los años, de la próstata, y hacía una comparación sencilla con el problema que para ver de cerca a todos nos acaba por afectar. Lo que voy a comentar en estas páginas es un final feliz para esta historia. Y este final feliz se llama láser verde.

No todas las próstatas van a necesitar ser operadas. Pero aquellos varones que necesiten tratamiento con pastillas, que comiencen a notar los síntomas tipos del prostatismo como son el tener que orinar muchas veces, notando dificultad para vaciar la vejiga y no quedándose a gusto una vez que se ha acabado de orinar, que empiecen a levantarse por la noche más de dos veces, han de pensar que una cuarta parte de ellos precisarán operarse de la próstata.

Todas las operaciones de próstata que desde hace más de un siglo se hacen van dirigidas a vaciar, a extraer de una manera o de otra el crecimiento de tejido que dentro de la próstata se produce. Algo así como si quisiéramos de una naranja quitar los gajos, manteniendo intacta la piel. Los gajos de naranja son el equivalente al crecimiento adenomatoso de la próstata, y la piel es el equivalente a la glándula prostática que hemos de mantener, para poder orinar por su interior. Los gajos obstruyen por tanto el paso de orina y es lo que hay que eliminar.

Este vaciado de la próstata se ha realizado de muchas maneras con mayor o menor éxito. Bien sea abriendo la cápsula prostática y extrayendo con el dedo el tejido que ha crecido en su interior, o desde dentro de la próstata ir cortando el tejido adenomatoso que no siendo necesario, se ha ido desarrollando con el paso del tiempo.

De una manera o de otra después de la intervención hay que llevar entre 5 y 7 días una sonda de grueso calibre para lavar la zona operada, siendo frecuentes los sangrados y estando asegurada la incomodidad y el dolor. Asimismo, hay que señalar que en algunos casos se producen después de la intervención pérdidas de orina y trastornos en las erecciones.

Avances técnicos

Esta temida intervención de próstata se ha tratado siempre de evitar y es entre otros el motivo por el que muchos varones siguen sin consultar a su urólogo y sin hacer las revisiones de la glándula prostática, que se consideran obligatorias desde los 45 años. Pero los avances técnicos van poco a poco realizándose y después de muchos intentos fallidos por fin se ha dado con otra solución distinta a todo lo que hasta ahora se dispone para eliminar este tejido prostático innecesario y curar el crecimiento anómalo de la próstata.

La solución se llama láser verde. El láser es una luz especial de un solo color. Si la luz es muy intensa sabemos que calienta la zona sobre la que se enfoca y esto llevado a la máxima situación pensable vaporiza, convierte en vapor, en gas, la zona sobre la que se ha apuntado el haz de luz.

Desarrollar una luz especial que tenga la suficiente intensidad y que sea del color adecuado para conseguir convertir en vapor la próstata y solo la próstata ha sido el fruto de muchos años de investigación y múltiples pruebas fallidas, pero que al final han alcanzado un final feliz.

El láser verde convierte en vapor de agua la zona de tejido prostático adenomatoso sobre la que se apunta. La fibra de láser verde envía un haz de luz roja, parecido a los punteros láser, que señala la zona exacta sobre el que se esta apuntando en este momento, y cuando se acciona el láser verde, este vaporiza en un profundidad de entre 2 y 4 milímetros todo el tejido prostático. Parece magia, pues la zona de glándula prostática enferma va desa- pareciendo delante de nuestros ojos. No hay sangrado, no se pueden lesionar otras estructuras. Es el final feliz para las personas que necesitan operarse de próstata.

Otra de las ventajas que presenta el láser verde es el tiempo de estancia hospitalaria, siendo este menor de 24 horas. Al día siguiente de la intervención se va el paciente a su casa, sin sonda vesical.

Hoy por hoy es lo más moderno que en cirugía de próstata se dispone y su eficacia la avalan más de doscientos mil pacientes intervenidos en todo el mundo.

El hecho de que no haya sangrado hace que sea el tratamiento de elección para personas que por un motivo u otro, tomen medicamentos para hacer más líquida la sangre o padezcan de problemas cardiacos, vasculares o pulmonares.

Toda aquella persona que por miedo, no se haya decidido a consultar para ser estudiada tanto su próstata como su vejiga, debe saber que ahora se dispone del láser verde. Si necesita ser operado de la próstata y tiene miedo al sangrado, a tener que ser operado del modo tradicional, puede optar por el tratamiento con láser verde, que le va a resolver los síntomas de prostatismo de manera igual de eficaz que con los métodos que en este momento disponemos, pero con las tremendas ventajas que supone no tener sangrado y no tener que estar ingresado mas allá de 24 horas.

El láser verde, por tanto, pone el futuro de las operaciones de la próstata en nuestras manos.

Fuente Periodico la Rioja

Un ensayo clínico investigará los efectos de un fármaco contra el cáncer de próstata avanzado

MADRID.- Diez centros del Reino Unido han comenzado a investigar los efectos del fármaco Abiraterone en el cáncer de próstata avanzado. La terapia, que ha mostrado resultados positivos en un número reducido de pacientes, necesita probar su eficacia en un gran ensayo que es el que se va a iniciar ahora con 1.200 participantes de todo el mundo. Los expertos, de momento, muestran sus reserva sobre el éxito que pueda tener dicho tratamiento para este tipo de tumores.

“Como todo fármaco, Abiraterone tiene que superar todas las fases necesarias para que finalmente sea aprobado y pueda comercializarse. Hay que saber a qué dosis debe administrarse, su efectividad y sus diferencias respecto a otros tratamientos”, explica María José Ribal, uróloga del Hospital Clinic de Barcelona

Desde hace tiempo se sabe que el cáncer de próstata se abastece de una hormona: la testosterona. Por esta razón, los fármacos que se utilizan en la actualidad bloquean la producción de la misma. Sin embargo, según los expertos del Instituto de Investigaciones de Cáncer (ICR, en Londres), la eficacia de los actuales medicamentos está limitada, ya que los tumores producen sus propias hormonas.

La diferencia de Abiraterone es que bloquea no sólo la producción de testosterona sino la de todas las hormonas sexuales. “Este fármaco inhibe las enzimas responsables de la síntesis de andrógenos, de los que se nutre el cáncer”, explica Javier Cassinello, jefe del Servicio de Oncología del Hospital de Guadalajara.

Este fármaco “representa uno de los avances más significativos en el tratamiento del cáncer de próstata de los últimos 70 años”, asegura John Neate, presidente de Prostate Cancer Charity. “Algunos pacientes que están tomando este medicamento han abandonado la morfina (para el alivio del dolor) y su calidad de vida en general ha mejorado”, afirma Johann de Bono, autor de un estudio realizado en el Hospital Royal Marsden, en Londres, y publicado en ‘Journal of Clinical Oncology’.

Existen dos tipos de pacientes con cáncer avanzado: aquellos que están sometidos a tratamiento hormonal (andrógenodependientes) y aquellos en los que dicha terapia ya no hace efecto (andrógenoindependientes). Este estudio muestra que Abiraterone puede ser útil en los enfermos que no responden al tratamiento hormonal. “Pero aún está por definir su papel en los enfermos que todavía tienen un tratamiento hormonal (andrógenodependientes)”, añade Cassinello. Actualmente, cuando el tratamiento hormonal no funciona, se recurre a la quimioterapia. Sin embargo, después de este tratamiento, la esperanza de vida es de unos 12-18 meses, por lo que “los resultados de los ensayos realizados con Abiraterone son muy esperanzadores en casos tan graves”, comenta Ribal.

Los ensayos clínicos previos, en los que se ha probado el fármaco en un grupo reducido de participantes, mostraron que “los tumores más agresivos y resistentes pueden revertir, incluyendo aquellos que se habían extendido al hueso y otro tejidos”. Se trata de un medicamento que “podría ser útil para el 80% de los pacientes de un tipo de cáncer avanzado”, aseguran los investigadores. Por el momento, el aumento de peso y la fatiga son los únicos efectos secundarios presentados.

En todo el mundo se han tratado con este fármaco 250 pacientes, pero “aún es pronto para confirmar el efecto de Abiraterone en la esperanza de vida, ya que ningún paciente lo ha tomado durante más de dos años y medio”, afirma de Bono. El investigador y su equipo se muestran, no obstante, entusiasmados porque, “los resultados han sido muy prometedores y, probablemente, el medicamento pueda estar disponible en 2011″.

Sin embargo, “son necesarios más estudios sobre los riesgos y las ventajas del fármaco y sobre la supervivencia que ofrece”, añaden. Por esta razón, 10 centros en Inglaterra están desarrollando un estudio mayor que incluye a unos 1.200 pacientes. El fármaco aún se encuentra en una etapa preliminar del desarrollo clínico. Sólo cuando los ensayos determinen sus efectos reales, la empresa estadounidense Cougar Biotechnology se encargará de desarrollar Abiraterone.

“Lo positivo de estos ensayos clínicos es que ofrecen nuevas rutas de estudio para aquellos pacientes que no responden al tratamiento hormonal, pero hay que tener prudencia porque aún no se habla de elementos importantes como la supervivencia ni se compara con otros tratamientos”, comenta Javier Angulo, jefe de Urología del H.U. de Getafe

Publicado en el periodico el mundo

Cancer estacional?

Un estudio noruega sugiera que los pacientes diagnosticados en verano u otoño sobreviven más tiempo que los diagnosticados en invierno o primavera

Un estudio reciente, dirigido por el Institute for Cancer Research (Noruega), sobre una muestra de varones noruegos, sugiere que cuando a un hombre se le diagnostica cáncer de próstata en verano o en otoño, es más probable que sobreviva que si se le diagnostica en primavera y en invierno.

“Los meses del verano y el otoño corresponden a momentos en los que la vitamina D es la más alta en Noruega. Aunque el estudio no comprueba que la vitamina D sea un factor determinante, sí sugiere que esta posibilidad se debe analizar más a fondo”, asegura el Dr. Tomasz Beer, coautor del estudio que se publica en la revista “The Prostate”.

Para este estudio, un equipo de investigadores analizó los datos sobre más de 46.000 varones noruegos a los que se les había diagnosticado cáncer de próstata entre 1964 y 1992.

Los que habían recibido el diagnóstico en verano y en otoño tuvieron un 20% más de probabilidades de sobrevivir tres años después del diagnóstico que a los que se les diagnosticó en invierno y en primavera.

Los investigadores también examinaron, si en la supervivencia influían factores como consumir alimentos ricos en vitamina D (como pescados grasos), pasar las vacaciones en lugares soleados al sur, y el lugar de Noruega en el que vivían.

Sólo la edad pareció afectar en algo, pues los más jóvenes tuvieron un índice de supervivencia ligeramente superior Los investigadores observaron que la capacidad de la piel para producir vitamina D al estar expuesta a la luz solar es casi 40% inferior en los hombres a partir de los 75 que en los hombres más jóvenes de 65 años.

La vitamina D, que se ha demostrado que inhibe el desarrollo del cáncer, también podría ayudar a mantener saludable el sistema inmunitario y a ayudar a regular el crecimiento y la diferenciación celular, aseguró el Dr. Beer.

Prostate 2007;67:1362-1370

Prevención

Tomar té verde puede reducir el riesgo de cáncer de próstata avanzado, según un estudio realizado por investigadores del Centro Nacional del Cáncer de Japón.

El estudio reveló que los hombres que tomaron cinco o más tazas de té verde por día pudieron reducir a la mitad el riesgo de desarrollar cáncer de próstata avanzado, en comparación con aquellos que bebieron menos de una taza diaria.

El cáncer de próstata es mucho menos común entre los hombres asiáticos que entre los occidentales y eso podría deberse a los efectos del alto consumo de té verde en Asia, indicaron los autores del estudio. Pero agregaron que se necesitan más investigaciones para confirmar los efectos preventivos del té verde sobre el cáncer de próstata, incluyendo análisis clínicos bien diseñados.

El estudio, publicado en el “American Journal of Epidemiology”, recopiló datos de 50.000 hombres de entre 40 y 69 años durante un período de hasta 14 años desde 1990.

American Journal of Epidemiology 2008;167:71-77

El 83% de pacientes con hiperplasia benigna de próstata presentan nocturia

Alberto Bartolomé. Berlín 28/03/2007

Levantarse a orinar por la noche puede ser algo normal. No lo es tanto si es necesario hacerlo repetidas veces, lo que se denomina nocturia, un síntoma que provoca un considerable descenso de la calidad del sueño de las personas que lo padecen. Carlos Hernández, jefe del Servicio de Urología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, ha presentado en el Congreso Europeo de Urología, celebrado en Berlín, los resultados de un estudio sobre nocturia realizado en más de 500 pacientes de toda España.

“Cuando una persona se tiene que levantar entre tres y seis veces todas las noches para orinar sufre muchos problemas: pérdida de la calidad del sueño, menor descanso, mayor cansancio al despertar, incluso sus niveles de inmunidad bajan”, afirma Hernández.

“Una de las causas de la nocturia es la hiperplasia de próstata. Esta afección, que habitualmente es benigna, consiste en un aumento del tamaño de la próstata que obstruye parcialmente la uretra, lo que impide el vaciado de la vejiga. Cuando una persona con este problema orina, sólo micciona una proporción del líquido acumulado -una tercera parte o dos terceras partes, dependiendo de cada paciente-. Este vaciado insuficiente provoca que después de poco tiempo la vejiga esté llena de nuevo, lo que obliga al enfermo a evacuar otra vez”.

Mayores de 50 años
Cualquier persona puede padecer nocturia, pero es más común entre las mayores de 50 años. Hernández ha presentado en Berlín el estudio PreNoc, que ha investigado la prevalencia de nocturia en enfermos españoles. “Hemos detectado que el 83 por ciento de los varones mayores de 60 años con hiperplasia benigna de próstata sufren nocturia; es decir, que se levantan más de dos veces por la noche a orinar”. El estudio ha analizado a 502 pacientes en toda España que habían acudido a su urólogo con molestias en su tracto urinario inferior. Esta investigación ha mostrado “que los pacientes con nocturia acuden antes al urólogo que los enfermos con hiperplasia benigna de próstata que no padecen la disfunción. Este hecho muestra lo molesto que puede ser el síntoma para los enfermos”. De hecho, también se midió cómo afectaba la nocturia a la calidad de vida, comprobándose un descenso notable.

Fuente diario médico

El Manneken Pis orinó con problemas

El Manneken Pis, la famosa estatua de un niño orinando símbolo de Bruselas, la capital belga, orinó con problemas en septiembre .

¿El motivo? La jornada europea de la próstata, con la que se pretende crear conciencia sobre los problemas médicos que muchos hombres sufren en éste órgano.

La Asociación Belga de Urólogos es la responsable de que en esta jornada el Manneken Pis haya visto reducido el chorro de agua que expulsa habitualmente a un leve goteo.

La iniciativa europea advierte de la importancia de una pronta detección de los problemas de próstata.

BBC Más

La obesidad y el cáncer de próstata

Aunque es menos probable que las personas obesas sufran de cáncer de próstata, es más posible que mueran de una variedad más agresiva de la enfermedad, indica un nuevo estudio.

Los investigadores de la Universidad Umea de Suecia descubrieron que es mucho menos probable que el cáncer se desarrolle en personas que son resistentes a la insulina, una condición pre-diabética vinculada con la obesidad.

Sin embargo, es más probable que las personas obesas sufran una forma agresiva de la enfermedad que podría extenderse a otras partes del cuerpo, dice el mismo estudio.

La investigación involucró a 784 hombres y se dio a conocer en la publicación International Journal of Cancer.

En el Reino Unido se diagnostican cada año cerca de 35.000 casos de cáncer de próstata, cerca de uno en ocho de todos los casos de cáncer.

En este país, la enfermedad provoca 10.000 muertes cada año.

Fuente BBC Mundo mas información

Centros nacionales que practican HBP

Endolás informa

¿Quiere saber qué opinan nuestros pacientes de la PVP?

Desde la utilización de la fotovaporización prostática para el tratamiento de la HBP en la Clínica Mayo, Rochester, EEUU, hace ya más de 8 años, los pacientes sometidos a esta cirugía no salen de su asombro al comprobar que, en tan sólo unas horas, consiguen orinar correctamente sin molestias ni sondas.
En el seguimiento realizado a estos pacientes se constata que los resultados se mantienen a largo plazo.

En el último año se ha observado un incremento en la práctica de esta técnica en nuestro país, con resultados excelentes. Por todo ello, está convirtiéndose en el tratamiento de elección para médicos y muchos pacientes, que como usted, quieren los mejores resultados con los mínimos riesgos posibles.

Hoy día ya existen más de cincuenta hospitales en el territorio nacional que realizan este tipo de intervención.

Entradas siguientes »